Nuestra Señora de Juquila
Limpia y Pura Concepción
Reina de los Cielos, Madre de Dios,
 
querida patroncita prodigiosa,
que siempre acoges con bondad
las suplicas que hasta ti llegan,
y son incontables los milagros
que se obran por tu intercesión.
Madre mía de Juquilita,

Tú que sanas enfermedades
y das consuelo a los mas necesitados,
Tú que proteges de peligros y males
y nos libras de aflicciones,
Tú que nunca nos abandonas
y eres nuestra gran esperanza,
escucha mis sentidas peticiones
que hoy te hago con fe y confianza:

 

Madre Querida, Virgen de Juquila,
Virgen de nuestra esperanza,
tuya es nuestra vida.
Cuídanos de todo mal.
Si en este mundo de injusticias,
de miseria y pecado,
ves que nuestra vida se turba,
no nos abandones.
Madre Querida, protege a los peregrinos,
acompañamos por todos los caminos,
vela por los pobres sin sustento
y el pan que se les quita retribúyeselos.
Acompáñanos en toda nuestra vida
y libéranos de todo tipo de pecado.
Amén.

¡Virgencita, no nos abandones!

Doy gracias a la Virgen de Juquila,
por los favores recibidos.

Así sea. +

Pedir con muchísima fe tres deseos,
uno de negocio o trabajo, y dos difíciles o imposibles.