“Padre, tú creaste la institución matrimonial y es tu voluntad que_______ encuentre a la persona perfecta que tú has preparado. Padre, en el nombre de Jesús, creemos que tú le proveerás la perfecta compañera a_______\__. Conforme a tu palabra será una mujer que se adaptará a mi vida (o la vida de ______), me (lo) respetará, honrará, estimará y preferirá sobre todos los demás hombres.

Ella permanecerá firme a su lado, unida en espíritu y propósito. Estarán en pleno acuerdo con un mismo amor, con los mismos planes y forma de pensar. Padre, dame (dale a_____) una esposa sabia, comprensiva y prudente.

Te alabo y te doy gracias porque has oído esta oración y te apresuras para ponerla por obra. Amén”.